miércoles, 31 de julio de 2013

Un paseo por La Yecla a media tarde


El Espacio Natural de La Yecla y los Sabinares del Arlanza abarca dentro de su territorio, además del desfiladero que le da nombre, el valle medio del Arlanza, las Peñas de Cervera, el Cañón del Mataviejas, la Meseta de Carazo, el Monte Gayubar y la Sierra de Las Mamblas. 



El famoso paraje de La Yecla es una profunda y estrecha garganta excavada en los espesos bancos de calizas que caracterizan el relieve de las Peñas de Cervera. Una serie de puentes y pasarelas colgantes, permiten recorrer este desfiladero; al fondo no llegan casi nunca los rayos del sol. 



En estas tierras burgalesas se localizan los que se pueden considerar como los más extensos y mejor conservados sabinares de todo el planeta. Algunas de las sabinas del Arlanza superan los dos mil años de vida. 



El relieve rocoso, con grandes cortados calizos prácticamente inaccesibles, ha favorecido el desarrollo de una variada y abundante población de aves rapaces. A simple vista podremos observar el planeo incesante de los buitres leonados, y con más detenimiento y pasando algún tiempo en la zona, podríamos encontrarnos con especies tan interesantes como el águila real, así como jabalís, corzos, halcón peregrino y otras... 



El Arlanza es el río mitológico por excelencia de Castilla y León. En sus aguas se reflejaron los rostros legendarios de sus héroes fundadores. Por si todos los encantos naturales que atesora en su interior tan laberíntico paisaje no fuesen suficientes, en pocos kilómetros y formando un triángulo irrepetible se localizan tres joyas patrimoniales de categoría universal: el Monasterio de San Pedro de Arlanza, la villa de Covarrubias y el claustro románico de Santo Domingo de Silos. 



Además de todo lo expuesto, La Yecla, como tantos otros sitios, tienen un espacio en la Ruta del 62, hace ya tiempo....


No hay comentarios:

Publicar un comentario